Una jornada histórica

Entregan firmas contra la megaminería en Treinta y Tres

En una reunión de vecinos y autoridades sin precedentes en Treinta y Tres, el pasado 17 de mayo, se entregó al Intendente y a representantes del departamento un petitorio respaldado por 4.582 firmas en el que se rechaza la instalación de proyectos de minería metalífera a cielo abierto de gran porte en la zona rural de aquella jurisdicción.

por Aníbal Terán, desde Treinta y Tres.

Carmen Miraballes es una sexagenaria que estuvo desde el primer día en que un grupo de vecinos de esta ciudad nos empezamos a reunir para organizar una movilización popular en defensa de la tierra. Cuando este viernes 17 de mayo de 2013, nos retirábamos de la sala donde minutos antes le habíamos entregado las firmas a las autoridades departamentales, me hizo una pregunta típica de su manera se ser, muy espiritual, muy sensitiva. – “Aníbal.. ¿qué sintió?”.

Con la ayuda de su pregunta, me di cuenta de que no había reparado aún en la respuesta emocional de mi persona ante lo que estaba viviendo. No supe que contestarle, entonces le devolví la pregunta, le dije: – “¿Y qué siente usted?” A lo que no vaciló en responder: – “emoción, fuerte emoción, siento que esto que hicimos es histórico…”

Y tiene razón. No recuerdo que hubiera alguna vez ocurrido algo así, que un grupo de personas encare al Intendente, los Diputados y los Ediles del Departamento con cuatro mil quinientas ochenta y dos firmas en la mano para decirles: no nos sentimos representados por ustedes, por eso decidimos tomar la iniciativa y confrontarlos con la voluntad de un sector grande de la población que quiere ser escuchada.

El acto fue sencillo. Nos sentamos en rueda como lo que somos, vecinos que nos conocemos de toda la vida. La horizontalidad del escenario en que se desarrolló el encuentro, no se limitó a la posición de las sillas y al círculo que éstas formaban. Hablamos de igual a igual, con respeto pero con firmeza. El momento tuvo calor humano, la energía que le puso la gente que estaba presente y los que desde las papeletas firmadas se hicieron sentir y de algún modo también estaban ahí.

Entrega al Intendente Dardo Sánchez y al diputado Hermes Toledo.

Entrega al Intendente Dardo Sánchez y al diputado Hermes Toledo.

Pensando en la cantidad de firmas entregadas, me acordé de una vieja regla para contar los participantes en una manifestación callejera: mil personas por cuadra. Si ese cálculo es correcto, y pudiéramos reunirnos en un acto todos los que firmamos este petitorio, ocuparíamos más de cuatro cuadras y media. No fue difícil imaginar eso gracias a los recuerdos muy vívidos de la marcha del pasado 10 de mayo cuando en la avenida 18 de julio de Montevideo, fui parte de una multitud que ocupó diez cuadras en un despliegue formidable de voluntad popular que aún me emociona. Si todos los que firmamos este petitorio hubiéramos estado presentes en el acto de entrega de las papeletas… ¡Sería como tener casi la mitad de esa tremenda concentración de gente que estremeció la capital!

Aníbal Bentos, único edil presente, recibe el petitorio y un acta notarial que certifica el número de firmas entregadas.

Aníbal Bentos, único edil presente, recibe el petitorio y un acta notarial que certifica el número de firmas entregadas.

Faltó a la cita el Diputado Nacionalista Mario Silvera y se notó la ausencia total de la bancada de 13 Ediles del Frente Amplio de la Junta Departamental, también del Edil colorado, mientras que de los 17 integrantes de la Bancada Nacionalista solo asistió uno. Es digno de destacar que, una vez más, los medios de prensa locales se hicieron presentes y dieron buena cobertura al acto.

Fue un momento especial para la Comisión en Defensa de la Tierra de Treinta y Tres. Creemos que es un eslabón más para la larga cadena de acciones de resistencia ante el modelo neocolonialista que pretende extenderse en nuestro continente americano, y muy especialmente, hay que valorarlo como otro logro en la lucha desatada en Uruguay por los movimientos sociales que constituimos este nuevo fenómeno de participación y compromiso ciudadano, que, considerando el poder y la influencia de los adversarios que enfrentamos, parece una versión criolla de la pelea bíblica entre David y Goliat. Pero como dice el genial Sabina en una de sus canciones: “Goliat era un patán, David era un gigante”.

Reciban nuestros compañeros de Lavalleja, Rivera y Tacuarembó que están juntando firmas con el mismo objetivo que nosotros, nuestro fraterno abrazo militante, y los mejores augurios para sus respectivas campañas. A todos los orientales movilizados del resto del país, también llegue nuestro saludo. La lucha continúa. ¡Y Goliat debe estar bastante molesto!

“La minería no viene a sumar sino que viene a restar”

El periodista Aníbal Terán ha sido uno de los principales animadores de la Comisión en Defensa de la Tierra de Treinta y Tres y de la recolección de firmas para prohibir la instalación de la megaminería en ese departamento. Con esta entrevista, ampliamos sus apreciaciones sobre el valor de esta campaña y de la entrega de las firmas a las autoridades.

VLB – ¿Cuál fue el significado del acto realizado en el día de hoy?

Aníbal Terán.

Aníbal Terán.

AT – Lo que presentamos es un petitorio popular que pretende documentar la preocupación de mucha gente del departamento de Treinta y Tres por el proyecto Aratirí, fundamentalmente, pero en general por proyectos metalíferos de explotación a cielo abierto que consideramos que no son convenientes para el departamento. Vienen a desplazar rubros que sabemos que podemos trabajar bien, como son la ganadería y la agricultura, vienen a disputarle espacio y suelo a esos rubros que generan ocupación, mano de obra, y toda una cadena comercial que es lo que ha sustentado al departamento hasta ahora. Como entendemos que la minería no viene a sumar sino que viene a restar y que causa daños irreversibles, nos expresamos en contra de ese tipo de minería. A Treinta y Tres le puede ir muy bien potenciando la ganadería, el turismo, la agricultura, y la minería no es compatible con estos rubros. Como existen leyes que permiten llevar adelante las iniciativas departamentales, les pedimos a las autoridades que utilicen estas herramientas para definir qué destino se le va a dar al suelo de Treinta y Tres. La muestra de que hay mucha gente en Treinta y Tres que no quiere esa minería son estas firmas. Obviamente, hay muchos más. No recuerdo ninguna acción en el departamento que hubiera recogido tantas firmas.

VLB – Los que cuestionan esta iniciativa dicen que Treinta y Tres está entre los departamentos más pobres, que hay falta de trabajo o trabajo mal remunerado. ¿Cómo respondes a estas objeciones?

AT – Eso es cierto, pero no se soluciona con la minería. Es mentira que la minería de gran porte genera ocupación, buenos sueldos con buenas perspectivas para la gente. Las multinacionales exageran los números y generan falsas expectativas. Tenemos el ejemplo en Argentina, estamos informados de lo que está pasando en las provincias de San Juan, Mendoza, Catamarca, donde llegaron multinacionales hablando maravillas de lo bien que le iría a las localidades de la zona con la minería y ha sucedido todo lo contrario. Ha aumentado la pobreza, la desintegración social, problemáticas que ya existían pero que se han agudizado. No hay más trabajo, no hay más prosperidad y, lo peor, es que las mineras se están robando grandes riquezas del país porque tienen una habilidad especial para manejar los números, para subfacturar, también para comprar, lamentablemente, con coimas a las autoridades y a la justicia. Realmente, hacer negocio con las mineras es casi lo mismo que hacer un pacto con el diablo. Si, puede haber una dinámica para dar trabajo, pero por otros medios. Vamos a ver el potencial que tenemos solo con el turismo. La cantidad de gente que quiere visitar Treinta y Tres es muy grande. Podríamos potenciar el turismo – es una actividad que genera mucha mano de obra – y hacer de éste un rubro muy importante en el departamento. Así como ha crecido Rocha turísticamente, ¿por qué no Treinta y Tres? Lavalleja ha crecido notablemente también en este rubro y Treinta y Tres no está creciendo porque non estamos trabajando ese tema. Tenemos hermosos paisajes, tenemos lugares muy atractivos y, según algunos estudios, tenemos el agua más limpia de todo el continente. El agua del arroyo Yerbal fue distinguida en algún momento, por científicos que estuvieron haciendo una recorrida por acá, como el agua más limpia de todas las que habían visto en una amplia región de América. Esa corriente que baja desde las sierras del Yerbal logra una purificación del agua que, hasta el día de hoy, el paisano que anda en el campo baja hasta el Yerbal y toma el agua directamente. Es un agua de excelente calidad, debe ser mejor que el agua de la OSE que tomamos en esta ciudad. No podemos poner en peligro esto. Si tan solo hiciéramos una campaña turística mundial diciendo que se puede tomar agua directamente de un río, la gente vendría a comprobarlo porque es un hecho realmente llamativo a escala planetaria.

VLB – ¿Cómo se desarrolló la campaña?

AT – La lanzamos el 20 de setiembre del año pasado. Poníamos una mesa en la feria de los domingos, miles de personas firmaron en la feria. Hicimos una escapadita a alguna localidad del interior, Villa Sara y Vergara. En Cerro Chato y Santa Clara también hubo gente que recogió firmas. Y el último empujón fue en el festival del mes de abril a orillas del Olimar. Vino gente a ayudarnos desde Montevideo, militantes muy entusiastas que pusieron mucho empeño. En el festival se logró una buena cantidad de firmas. No pudimos hacer una recorrida puerta a puerta, no tuvimos propaganda en los medios para invitar a la gente a firmar, cuatro o cinco comercios tenían la carpeta y la gente iba a firmar. En realidad, no estamos conformes con el número de firmas. Estamos seguros que podríamos haber conseguido muchísimas más, pero nos faltó tiempo material para trabajar. Todos los que integramos la comisión tenemos múltiples actividades, la familia, los trabajos y juntamos firmas en los ratos libres. Podríamos haber tenido un resultado mucho más impactante en cuanto al número de firmas.

VLB – ¿Qué expectativa tienen con respecto a lo que pueda pasar en la Junta?

AT – Me gustó mucho lo que dijo el edil Aníbal Bentos, el único edil que estuvo presente. Dijo que va a estudiar el documento que le entregamos y que no descarta la posibilidad de iniciar en la Junta Departamental una acción con esta base. Podría transformarse en portavoz de este movimiento ante esa instancia.

VLB – ¿Por qué no lo presentaron directamente en la Junta Departamental?

AT – Es posible presentar una iniciativa popular en la Junta, pero preferimos este otro camino por dos motivos. Nos pareció que era mejor comprometer a los diputados y al Intendente también, que tuvieran la misma posibilidad de hacer algo. Y lo segundo es que no veíamos ambiente en la Junta para que la propuesta pudiera tener andamiento. A nuestras reuniones informativas rara vez fue algún edil por un ratito. El único edil que se ha manifestado en contra de la megaminería es este que vino hoy.

Share
Esta entrada fue publicada en Acciones, Destacado, Información. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *