Derrame de un mineroducto

La ruptura del mineroducto de Antamina, una mina de cobre y zinc en el departamento de Ancash, Perú, generó un derrame tóxico cerca del poblado de Santa Rosa afectando la salud de más de un centenar de personas y contaminando cuerpos de agua y suelos de la zona.

Observatorio de Conflictos Mineros del Perú, 1/8/12.

Lamentables hechos vulneran los derechos de las personas, afectando su salud y contaminan cuerpos de agua y suelos.

El pasado miércoles 25 de julio, a consecuencia de una ruptura en la tubería de transporte concentrado –agua y partículas de cobre–, ocurrió una fuga de carga dentro de la estación de válvulas del mineroducto de la Compañía Minera Antamina S.A., ubicado a la altura del kilómetro 110 de la vía Pativilca-Conococha, en el centro poblado de Santa Rosa, distrito de Cajacay, provincia de Bolognesi, departamento de Ancash. Se afectó tanto la salud de personas como cuerpos de agua y suelos.

Los pobladores cercanos a la zona, sin implementos de seguridad, y algunos trabajadores de Antamina intentaron controlar la fuga de minerales, pero esta afectó los terrenos de cultivo. El presidente de la comunidad campesina Yamor, Owen León Gambino, informó sobre la contaminación de un sector de los terrenos de cultivo y canales de regadío.

Según el Reporte de Situación Nº 880- 28/07/2012/COEN-INDECI hasta las 15:20 del viernes 27 de julio, en el Puesto de Salud Santa Rosa, se atendieron un total de 111 pacientes. Las personas hospitalizadas en la Clínica San Pablo de Huaraz hasta la misma fecha, fueron en total dieciséis, entre las cuales se encuentran cinco niños menores de diez años y una mujer gestante.

En un comunicado, Antamina aseguró que fue una “falla técnica” la que provocó la fuga de los minerales, debido a la ruptura en un codo de tubería, al interior de la estación de válvula VS1. Aunque aseguró que la mayor parte de la carga de concentrado pudo ser recibida y contenida en una poza de contingencia, Antamina admitió que “una fracción de la misma” alcanzó “una cuneta sin llegar al río Fortaleza”. Sin embargo, versiones de representantes de las comunidades afectadas, así como medios de comunicación, contradicen dicha afirmación. La Dirección Sub Regional de Producción (Pesquería) evaluará la afectación de truchas en el río Fortaleza.

Por otro lado, funcionarios del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) llegaron a la zona afectada el pasado 26 de julio para analizar el punto de origen del derrame, así como las zonas externas del área del incidente. Las primeras acciones adoptadas por los especialistas fueron la toma de muestras de agua en la zona del incidente, muestras de sedimentos en el área del derrame y muestras de suelos en los alrededores de la zona del incidente.

Las preguntas que surgen: ¿Hay planes de contingencia para este tipo de situaciones? ¿La empresa trabaja con las poblaciones a lo largo de todo el Mineroducto simulacros de emergencia? ¿Realmente lo hacen? ¿Cada cuánto tiempo?

Sería importante que Antamina muestre cómo hacen los simulacros y cómo están definidos sus Planes de Contingencia; y en este caso: qué funcionó y qué no.

Por otro lado, es necesario sacar lecciones de este lamentable hecho y mejorar la supervisión de este tipo de ductos, para proteger tanto a las poblaciones como a los ecosistemas. Esto se hace aún más necesario, no solo por la existencia de este tipo de infraestructura en el país, sino porque precisamente están en proceso de construcción otros mineroductos. Por ejemplo, Xstrata tiene planeado construir un mineroducto de 150 kilómetros, que trasladará los minerales del proyecto minero Las Bambas hasta sus operaciones en Cusco, atravesando una provincia de Apurímac –Cotabambas– y dos de Cusco –Chumbivilcas y Espinar–.

Desde CooperAcción, invocamos al Estado para que haga de conocimiento público el resultado de las muestras recogidas, de modo que se pueda determinar la contaminación de la zona afectada. Asimismo, esperamos que tanto el Gobierno como la empresa Antamina tomen las medidas correspondientes para que estos hechos no se repitan.

ANTAMINA (ficha técnica)

La tercera mayor mina de zinc y octava mayor mina de cobre del mundo está localizada a 4.300 metros de altura, en la Cordillera de los Andes, a unos 270 kilómetros al noreste de Lima, capital del Perú. El proyecto es operado por la Compañía Minera Antamina S.A., una asociación de cuatro empresas gigantes de la minería mundial: Xstrata, BHP Billiton, Teck-Cominco y Mitsubishi. Antamina inició sus operaciones en 1999 y el tajo abierto mide hoy 3,4 Km de largo por 1,8 Km de ancho y tiene una profundidad de 700 metros. La presa de relaves de Antamina, la más alta del mundo en su tipo, tendrá capacidad para almacenar 570 millones de toneladas de material estéril o 330 millones de metros cúbicos durante los 23 años de su vida útil. El mineroducto de 302 Km de extensión es una tubería de 25 centímetros de diámetro y un centímetro de espesor que transporta un concentrado de cobre y zinc mezclado con agua hasta el puerto de Punta Lobitos, en el Océano Pacífico. “El mineroducto ha sido diseñado con el uso de la tecnología más avanzada, que incluye una red de fibra óptica”, dice el sitio Web oficial de la empresa.

FacebookEmailShare
Esta entrada fue publicada en Destacado, Información, Regionales. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>