Un inaceptable chantaje

ARATIRÍ: El mal rayo que nos va a partir. Capítulo 13.
Los acontecimientos se precipitan.

por William Yohai (www.resonandoenfenix.blogspot.com 21/2/13)

Hace ya tres eternos días que comenzamos a redactar este “El mal rayo…13”. Pensábamos hacer un recuento de lo sucedido desde aquel lejano junio de 2011 en que comenzamos la saga con el primer número de esta serie. Tuvimos que cambiar el plan…

Los acontecimientos se precipitan ¡vaya si lo hacen!

Ayer nomás discutíamos con un querido compañero y le manifestábamos nuestra convicción de que Aratirí “sale o sale”. Ojalá estemos equivocados. Más adelante se explican en forma muy sintética las razones de esta convicción.

Mientras tanto la empresa se presentaba en la comisión parlamentaria que estudia el proyecto de ley sobre “minería de gran porte” (que en realidad debería llamarse “ley Aratirí”) y amenazaba con no llevar adelante el mismo. Aducía, en esencia y dejando de lado la cháchara hueca, que le quieren cobrar demasiados impuestos.

Hoy vemos en la prensa (1) el siguiente informe:

“El Poder Ejecutivo le dio un ultimátum a la empresa minera Aratirí para que defina si va a materializar su proyecto en Uruguay, ofreciendo una sociedad con el Estado. Una fuente del gobierno aseguró ayer a El Observador que si la compañía no toma una definición al respecto, buscará a otro operador minero para que explote las reservas de hierro descubiertas en el país. El presidente, José Mujica, mantuvo ayer una reunión con el gerente general de la empresa, Fernando Puntigliano, en la residencia de Suárez para plantearle esa decisión a las autoridades de Aratirí.”

Estamos frente a un inaceptable chantaje, presión o como se le quiera llamar de una empresa privada sobre el Estado Nacional. Por supuesto, los eternos e imprevisibles cambios de humor y posición del Presidente de la República alientan, precisamente, este tipo de conductas.

La empresa sabe que tiene cartas fuertes para jugar. Una gráfica indica donde está, precisamente, el meollo de la cuestión:

YOHAI grafica pbiLa gráfica, elaborada a partir de la planilla del BCU (cuentas nacionales por trimestres) muestra la variación porcentual del producto bruto interno (PBI) en relación al mismo trimestre pero del año anterior. Desestacionaliza la variación (crecimiento o caída) del PBI ya que al compararla con la del mismo período, del año anterior, elimina la tendencia de ciertos trimestres a evolucionar más que otros.

Reiteramos: la gráfica no muestra el nivel del PBI de cada trimestre, sino su variación en relación al mismo pero del año anterior. Y es claro al observarla que durante 9 trimestres (con dos excepciones) el crecimiento del PBI ha caído. Abarca esta tendencia desde el primer trimestre de 2010 hasta el tercero de 2012, último del cual hay hoy datos publicados por el BCU.

Hay una clara tendencia de la economía nacional a desacelerarse. En un trabajo anterior (“Mujica y sus imperfecciones” en www.resonandoenfenix.blogspot.com) explicábamos que la economía se beneficia aún hoy de un importante “viento de cola”.

Sin embargo comienza a verse amenazada por dos viejos fantasmas: la inflación y el déficit fiscal. Las causas de esto son múltiples y no las discutiremos ahora. Ellas tienen que ver con un modelo económico fuertemente anclado en los lineamientos neoliberales: apertura económica, desregulación, privatización y primarización.

La manifestación más ostensible para el ciudadano de a pie de las consecuencias del modelo es el tan comentado “atraso cambiario” o “dólar barato” que alcanza niveles que golpean cada vez más la competitividad.

Se unen a estos factores económicos los “tiempos electorales”.

Las cámaras de la construcción anuncian una caída de la actividad desde los niveles record alcanzados por dicha industria en 2012. Niveles record si los comparamos con el período post-crisis. Aún son inferiores a los de últimos años de la década del 90 y muy inferiores al “boom” de fines de los 70.

Montes del Plata completa su construcción probablemente a mediados de este año y libera más de 3.000 trabajadores uruguayos. El “boom” de Punta del Este y la costa montevideana tiende a terminarse.

La ley de estímulo a la construcción de “viviendas de interés social” se transforma en la vía de salida a este fenómeno, pero difícilmente cubra los huecos que dejen los procesos antes mencionados.

El gobierno necesita proyectos grandes que empleen mano de obra y “muevan” la economía. Y son 4 los planteados: a) la central de ciclo combinado que comenzará a construirse en este año. b) la planta regasificadora, complemento de la anterior. c) Aratirí. d) el puerto de aguas profundas de Rocha.

Un gobierno que ha demostrado una incapacidad notable para llevar proyectos propios adelante, y los ejemplos al respecto abundan: el plan JUNTOS, el ferrocarril, la construcción y mejora de locales educativos, etc. Recurre a mega obras construidas por el capital extranjero que acentúan el carácter dependiente y extractivista de la economía. El tema de los dos proyectos energéticos mencionados será objeto de un estudio particular en el futuro. Su tratamiento es complejo y pone nuestras capacidades en tensión. Sólo diremos ahora que, a la vista de la evolución pasada y previsible de los precios de la energía fósil (petróleo y gas natural), la apuesta a los mismos para la generación eléctrica de los próximos años luce como gravemente equivocada.

Volviendo a Aratirí y su proyecto para explotar el hiero de Valentines se visualiza cada vez con más claridad la irracionalidad antinacional de ese enfoque del tema.

Surge inobjetable la necesidad de un cambio radical de rumbo. Debiera el gobierno dejar de lado su apuesta al capital trasnacional para dilapidar en pocos años (12, 15, tal vez 20) un recurso no renovable y plantearse la explotación por parte del Estado en una escala mucho menor (pero aún muy importante) del recurso que es propiedad de la nación, encarando la explotación del hierro junto y en un todo orgánico con su industrialización hasta los laminados, las varillas que utiliza la construcción, los caños y aún más allá. A esta escala tendríamos hierro para 100 años por lo menos.

Se pueden estimar las ganancias de la empresa antes de impuestos e intereses, una vez que el proyecto esté funcionando, en unos 2000 millones de dólares anuales. Esto no debe opacar sin embargo que el fin de esta historia es la liquidación del recurso en el territorio nacional.

Será una cuenta más del largo rosario de saqueos de los recursos naturales que ha sufrido América Latina a lo largo de su historia.

Las veleidades acerca de crear un “fondo soberano”* que administre parte de las fabulosas rentas que supuestamente se obtendrían en beneficio de las futuras generaciones no pueden ocultar otra maniobra más para favorecer al capital financiero. ¿Quién y en beneficio de quién se administrará ese “fondo soberano”?

Podemos basarnos, para hacer un pronóstico al respecto, en lo que hace hoy el Banco Central del Uruguay con las cuantiosas reservas que administra: las coloca en bonos del tesoro de los EEUU. Financia así las guerras y desmanes que comete la potencia imperial en todo el mundo. Pero no se trata sólo (y bastaría por cierto con ello) de un problema ético. Se trata de un tema económico: el dólar es una moneda “fiat”. O sea su poder adquisitivo se basa en la “confianza”. La historia demuestra que aquel poder adquisitivo baja en forma continua e indeclinable con el tiempo. Y continuará haciéndolo. ¿qué mejor forma de conservar riqueza para las próximas generaciones que el mineral de hierro depositado en el subsuelo del país?

Nada hace suponer que, si el proyecto Aratirí se lleva adelante y el Estado recibe durante algunos años un monto importante de dinero, éste será empleado de forma adecuada. La parte que el proyecto de ley destina a financiar al gobierno será gastada en pagar intereses de deuda pública y crear nuevos cargos para los amigos de la administración. La parte que formará el “fondo soberano” será colocada en la moneda del imperio en títulos de deuda del imperio.

¿Cuánta de esa plata se utilizará para construir infraestructura energética basada en energías renovables a cargo del Estado?
¿Cuánta se destinará a investigación científica básica y aplicada?
¿Cuánta a infraestructura de transporte realmente necesaria (ferrocarril por ejemplo)?

Si bien se puede alegar que no estamos en condiciones de pronosticar el uso de esos fondos, tenemos derecho a establecer una hipótesis de trabajo basándonos en lo sucedido hasta ahora.

El Estado deja librado, por ejemplo, todo lo referente a energías renovables al mercado. Los principales inversores en energía eólica son empresas privadas que firman contratos de compra de energía con UTE.

Y lo mismo se plantea, en lo esencial, para la energía fotovoltaica.
Ya discutimos el tema del manejo de las reservas del BCU.
No tenemos motivos para pensar que en el futuro será diferente.

Si lo que comentamos hasta ahora no fuera suficiente para preocuparnos muy seriamente la información: “Anoche, en declaraciones a la prensa, Mujica explicó que se “va a dar en pocos días” una discusión para alcanzar una “eventual asociación del Estado” con esta compañía. “Este proyecto es importante en sí mismo por lo que significa para el futuro exportador en materia de trabajo y colabora en gran medida en la necesidad de concretar el puerto de aguas profundas”, destacó.”

Literalmente congela la sangre en nuestras venas. Resurge el parloteo presidencial sobre la “asociación” con Zamin Ferrous. Asociación que ya sabemos lo que significa: el Estado pone la garantía, o sea, la plata. No sólo nos saquearán el hierro, seríamos además, garantes del saqueo por si “algo sale mal”.

Otra PLUNA, sólo que 10 (por lo menos) veces mayor. Porque cuando a una empresa privada le conviene fundir a su socia con el Estado para que éste se quede con las deudas después que aquella se llevó las ganancias…eso casi siempre sucede. Lo dice la historia nacional y mundial.

Respecto a los puestos de trabajo, el proyecto empleará 2 o 3 mil trabajadores en la fase de construcción. Y unos 1300 durante su funcionamiento. No son pocos, pero para nada justifican dilapidar el recurso. Y son muchos menos que los que emplearía un proyecto nacional a menor escala pero que avanzara en la industrialización del mineral.

Reiteremos, la obligación legal de destinar el 15% del producido a la industria nacional que establece el proyecto de ley es un engañapichanga para tontos. Lo dijimos hace 18 meses y lo repetimos ahora. Si realmente se quisiera fomentar la industrialización del mineral bastaba con elaborar un esquema impositivo basado en detracciones a la exportación del mismo. O sea, a modo de ejemplo, un gravamen de 30% (similar al que impone Argentina a la exportación de soja en bruto) significa un abaratamiento del mismo tenor del precio del insumo para una eventual industria siderúrgica nacional. Sería un aliciente económico fuerte y eficaz para ésta. Dentro del esquema que plantea Zamin Ferrous un nivel tal de detracciones, con un precio de 150 dólares FOB China del mineral daría una recaudación aproximada de 770 millones de dólares anuales. Ésta es monto del estímulo hacia la industrialización del mineral en el país. Sería posible invertir parte de esa recaudación en la construcción de una industria nacional. Pero claro, este tipo de impuestos, fáciles de controlar y cobrar son palabra maldita para la pseudociencia económica oficial cuando afectan a los grandes intereses financieros trasnacionales.

Sólo se acude a ellos (por ejemplo el IVA) cuando afectan en mayor medida a los trabajadores que consumen todo lo que ganan. En este caso no son “distorsivos”, “injustos”, “contrarios a la inversión”, etc. No nos resulta nada llamativo a estas alturas que NADIE le pregunte a la jerarquía económica porque no se plantean las detracciones a la exportación de mineral. El actual sistema político con representación parlamentaria está allí para servir a unos intereses. Que no son, precisamente, los del pueblo trabajador.

———————————————-
1. http://www.elobservador.com.uy/noticia/244120/gobierno-intima-a-aratiri-para-que-defina-si-invertira-en-el-pais/?referer=titulares-de-la-jornada
* Los lineamientos de la ley sobre minería de gran porte se resumen en la presentación de A. Masoller en la comisión parlamentaria. Los hemos publicado en www.resonandoenfenix.blogspot.com .El proyecto de ley a estudio del Parlamento se puede consultar en el mismo sitio.

 

FacebookEmailShare
Esta entrada fue publicada en Análisis, Destacado, Información, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un inaceptable chantaje

  1. Rodolfo Jalabert dijo:

    NO-TA-BLE

    sin palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>